casadebodas.com

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

La Boda

Casarse cuando ya tienes hijos

No todas las parejas se casan y tienen hijos después.

Existen un montón de situaciones que llevan a una pareja con niños a casarse.

Matrimonio tardío:
Algunas parejas estiman que tener un niño es un compromiso mucho mayor que el matrimonio. Existen por ello padres que no se casan hasta que sus hijos tienen una cierta edad.

Familias recompuestas:
Las segundas nupcias son una práctica muy corriente hoy en día. La pareja que se forma a veces tiene uno o varios hijos por cada lado y el matrimonio hace de puente, de lazo entre las dos familias.

Anunciárselo:
Decirle a un niño que sus padres se van a casar puede desestabilizarlo si el anuncio es demasiado violento. Por ejemplo, en el caso de un segundo matrimonio, es importante pasar tiempo con el hijo, sea cual sea su edad, con el fin de explicarle las razones de esta elección y las consecuencias directas que esto conllevará (vida en común, mudanza...)

Hacerlos participar:
Generalmente, los niños se alegran de las fiestas y reuniones de familia. Por lo que puedes implicarle en la organización de vuestra boda, ya que él está tan implicado como tú en este acontecimiento. Por ejemplo, pídele que te ayude a preparar las invitaciones, decorar el salón del banquete de boda o escoger tu vestido.

En el Civil:
Situado con los demás invitados o a vuestro lado (sobre todo si es pequeño), tu hijo tiene que participar de pleno en la ceremonia. Es primordial para él, para que asuma bien la importancia de esta unión. Si eres madre de un recién nacido, prevé con antelación que alguien acepte llevar al bebé en brazos a lo largo de toda la ceremonia.

En la iglesia:
El niño, a partir de cierta edad, podrá participar en la ceremonia religiosa leyendo un poema o aportando las alianzas, por ejemplo. En este caso, anticípate a la situación, sobre todo si los niños son pequeños y, recuerda que las iglesias hacen de amplificadores de sonido...
 
Durante el banquete
Dónde colocarlos:
Tus hijos pueden, evidentemente, sentarse en la mesa de los novios, aunque también con los demás invitados. Esta segunda opción es probablemente la más cabal, ya que se sentirán menos aislados.
Cómo ocuparlos:
Generalmente, ¡los niños no se aburren a lo largo de una boda! Baile, cantos, juegos en grupo, animaciones musicales... puedes preparar por anticipado estas actividades con tu hijo con el fin de saber lo que le gusta.
Lo que debes prever:
- Una sala para los niños junto al salón del banquete (si la fiesta dura hasta la madrugada), eventualmente con una persona encargada de vigilar el sueño de estos angelitos.
- Un kit para tu hijo si es pequeño (pañales, biberón, potitos, cuna de viaje...).

Ropa de Ceremonia
¡Vestir a tus hijos para tu boda tendría que proporcionarte tanto placer como elegir tu propio vestido!

Vestiditos, trajes pequeños, sombreros, zapatos..., todo un placer, ¡pero también te vas a arruinar! Así que es importante prever esta cuestión en tu presupuesto.

Algunos deciden conjuntar los vestiditos de los niños, otros procuran que recuerde a la ropa de los padres y otros les dejan ir incluso como ellos quieran. ¡Esto es cosa tuya!